El lied Margarita en la rueca

En el Romanticismo se hace frecuente la composición de pequeñas piezas, dentro de diferentes géneros. Por ejemplo, es en el Romanticismo cuando se popularizan las pequeñas formas para piano, como los nocturnos, las baladas... En la música vocal, la pequeña forma más característica es el lied.


El lied es una composición típicamente alemana que, aunque surge en el Clasicismo, adquiere su mayor importancia en el Romanticismo, gracias a destacados compositores. Un lied (en plural, lieder) es una composición para voz solista con acompañamiento de piano. Hay una estrecha relación entre la voz y el piano, que ayuda a conseguir el principal fin de un lied: la expresión del texto. Este texto, en alemán, suele ser seleccionado por el compositor, tomando como base poemas de autores alemanes, como Goëthe, Schiller (quien fue amigo de Beethoven y autor del texto de su Novena Sinfonía), Heine, Chamisso...

En un lied es tan importante la parte instrumental como la vocal. Como el fin es la expresión del texto, la parte de piano utiliza recursos que ayudan a crear un mejor ambiente o reflejar ideas del texto. La estructura de un lied es libre, aunque se suele utilizar una estructura ABA, estrófica o bien no utilizar ninguna estructura. En este caso, se suele decir que el lied es de estructura libre o continuada, usándose el término durchkomponiert, aplicado también a obras en las que no se realiza ninguna reutilización de material musical y, por tanto, todo el presentado es siempre nuevo.

Los lieder se suelen agrupar en ciclos, atendiendo a una temática en común o bien si forman una narración dividida en varios de ellos. El primer ciclo de lieder fue compuesto por Beethoven, en su etapa final, llamado "A la amada lejana", donde cada lied está relacionado con el siguiente.

Entre los compositores de lieder destacan:
  • Franz Schubert, el más destacado, pues compuso más de 600 lieder. Es un compositor puramente romántico, pues celebraba unas reuniones literario-musicales, en las que reunía a amigos y a aficionados, llamadas popularmente "Schubertiadas". Es el autor de los lieder más conocidos y estudiados, como Margarita en la rueca (comentado a continuación), La trucha (con estructura estrófica), Erlkönig (que es durchkomponiert) y el ciclo "La bella molinera" (cuyos lieder, en general, tienen estructura ABA).

  • El compositor Robert Schumann, que compuso unos 200 lieder, en los que se distingue una armonía más rica que la utilizada por Schubert. Destaca su ciclo "Amor de poeta" (Dichterliebe).

  • Hugo Wolf, ya al final del Romanticismo, con más de 200 lieder.


Franz Schubert escribe el lied Margarita en la rueca (Gretchen am Spinnrade) en el año 1814, con 17 años. Hoy en día, es uno de los lieder más característicos, al representar claramente el ideal de expresión de texto y de unión entre la parte instrumental y vocal, como pretendo mostrar en esta entrada.

Utiliza el texto de la obra Fausto de Goëthe, cuya historia aparece y es utilizada en numerosas obras musicales y literarias. Muy resumida, la historia cuenta cómo Fausto, un mago, invoca al Diablo, a quien vende su alma a cambio de algunos años de sabiduría. Goëthe, en su versión de Fausto, que es un referente, narra cómo Fausto vende su alma a cambio de juventud eterna.




El texto utilizado en el lied nos muestra a Margarita tejiendo en su rueca (ver imagen superior) pensando en Fausto. Quizás lo mejor sea ver el texto del lied, tomado de esta página, traducido por Javier Desilos:




Meine Ruh' ist hin,
Mein Herz ist schwer,
Ich finde sie nimmer
Und nimmermehr.

Wo ich ihn nicht hab
Ist mir das Grab,
Die ganze Welt
Ist mir vergällt.

Mein armer Kopf
Ist mir verrückt,
Mein armer Sinn
Ist mir zerstückt.

Nach ihm nur schau ich
Zum Fenster hinaus,
Nach ihm nur geh ich
Aus dem Haus.

Sein hoher Gang,
Sein' edle Gestalt,
Seine Mundes Lächeln,
Seiner Augen Gewalt,

Und seiner Rede
Zauberfluß,
Sein Händedruck,
Und ach, sein Kuß!

Mein Busen drängt sich
Nach ihm hin.
Ach dürft ich fassen
Und halten ihn,

Und küssen ihn,
So wie ich wollt,
An seinen Küssen
Vergehen sollt!






Desapareció mi sosiego
y me pesa el corazón,
nunca conseguiré
hallar la paz.

Soy como una muerta
si él no está junto a mí.
El mundo entero
carece de atractivo.

Enajenada tengo
mi pobre cabeza,
y todos mis sentidos
deliran incoherentes.

Si miro por la ventana,
sólo a él mis ojos buscan.
Únicamente por encontrarlo
salgo fuera de casa.

Su caminar altivo,
su noble figura,
la sonrisa de su boca
y el fuego de su mirada.

El fluir encantador
de sus palabras,
la caricia de sus manos,
¡Oh! ¡Y sus besos ardientes!

Mi pecho hacia él se enarca
en poderoso impulso.
¡Si pudiera cogerlo,
retenerlo junto a mí,

y besarlo,
hasta saciar mis ansias,
hasta quedarme muerta
bajo sus labios!








Schubert decide que la primera estrofa aparezca constantemente cada dos estrofas, a modo de ritornello. Lo más interesante de este lied es ver cómo el movimiento de la rueca aparece reflejado usando diferentes recursos:
  • El diseño de la línea melódica de la mano de la derecha del piano (ver la imagen de la izquierda), que aparece como ostinato rítmico, proporciona cierta idea de movimiento circular, como el que realiza la rueca.

  • El pedal de la rueca aparece simbolizado en la mano izquierda del piano, con esas corcheas en staccato, también a modo de ostinato, que producen sensación de impulso al movimiento de la mano derecha.


  • La propia estructura del texto, con la primera estrofa apareciendo recurrentemente, facilita pensar en un movimiento circular, que siempre pasa por el mismo sitio, como es la primera estrofa.

  • El acompañamiento de piano, simbolizando la rueca, sólo se detiene en el momento de máxima tensión del lied, que coincide con Und ach, sein Kuß!, (¡Y sus besos ardientes!). Justo después, para empezar la siguiente estrofa, hay como un "arranque" de la rueca: suena primero una nota grave con la mano izquierda del piano (que simboliza el pedal) y una iteración del ostinato de la mano derecha. Después, algo similar y, tras una escala, vuelta al acompañamiento utilizado en el resto del lied.
La escritura de la parte vocal pretende reflejar angustia y desasosiego, algo que es apoyado por el movimiento constante de la rueca. Esto simboliza la inquietud que no descansa en Margarita, por sus pensamientos amorosos hacia Fausto. Además, el lied está en modo menor, salvo las estrofas cinco y seis, en las que canta las virtudes de Fausto (Su caminar altivo, su noble figura, la sonrisa de su boca y el fuego de su mirada...). Además, esta sensación de desasosiego es aumentada al final del lied, repitiendo los versos ¡hasta quedarme muerta bajo sus labios! y terminando con la mitad de la primera estrofa.

Está disponible, gracias al trabajo de civileso, el siguiente vídeo, en el que se puede seguir la partitura:




También se puede  ver en versión orquestal y con subtítulos en  francés a través de este enlace. La partitura, en formato PDF, puede obtenerse gracias a Mutopia, una colección de partituras libres y gratuitas.

¿Alguna sugerencia, aportación, crítica...? Los comentarios son siempre bienvenidos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cómo aumentar el tamaño de subida de archivos en XAMPP